Con los avances de la técnica, el desarrollo de la imaginería informática ha ganado su lugar en el arte. Los medios técnicos nos permiten explorar nuevos campos visuales y le ofrecen al artista la posibilidad de redimensionar el sentido de las imágenes.

Ojo Satelital es la primera exposición de Santiago Espeche. Con imágenes satelitales cedidas por CONAE, Espeche logra, a través de la intervención digital, crear un recorrido virtual por una Argentina fantástica.

Según Paul Virilio, llegamos al fin de un ciclo de la percepción. La ceguera está en el centro del dispositivo de las próximas “máquinas de visión” y la producción de una visión sin mirada no es en sí misma más que la reproducción de un intenso enceguecimiento, enceguecimiento que se convertirá en una última forma de industrialización: la industrialización de la no mirada.

No debemos olvidar, sin embargo, que antes de la invención de esa última “visión sintética”, que pretende liberarnos del acto de ver, la instantánea fotográfica, el revolver astronómico, el fusil cronofotográfico que permitía ver el movimiento de objetos que se desplazaban a gran velocidad en el espacio, o el satélite mismo, todo ese conjunto de nuevas técnicas de percepción, tienden a lo esencial, poner a lo invisible a simple vista, la máscara de lo visible.

Como un cartógrafo de la ilusión, la ilusión de ver, Santiago Espeche nos lleva de San Luis a Chubut, de Córdoba a Río Negro, y nos da el tiempo de ver, el tiempo de ver que da la inmovilización del hecho artístico.

Joaquín Molina